Disuélvete en la oscuridad

luna

Primera técnica con la oscuridad: Bajo la lluvia en una noche oscura, entra en esa negrura como la forma de las formas.

Hubo una escuela esotérica muy antigua sobre la que puede que no hayas oído. La escuela se conocía como la escuela de los esenios. Jesús fue instruido en esa escuela; pertenecía al grupo de los esenios. Ese grupo esenio es el único grupo en todo el mundo que concibe a Dios como absoluta oscuridad. El Corán dice que Dios es luz, los Upanishads dicen que Dios es luz, la Biblia dice que Dios es luz. La de los esenios es la única tradición del mundo que dice que Dios es negrura absoluta, oscuridad absoluta, una infinita noche negra.

Esto es muy bello; extraño, pero muy bello…, y muy significativo. Debes comprender su significado; entonces esta técnica será, muy útil, porque ésta es la técnica usada por los esenios para entrar en la oscuridad, para fundirse con ella.

Reflexiona. ¿Por qué Dios ha sido simbolizado en todas partes como luz? No porque Dios sea luz, sino porque el hombre le tiene miedo a la oscuridad. Este es un miedo humano: nos gusta la luz y nos asusta la oscuridad, de modo que no podemos concebir a Dios como oscuridad, como negrura.

Ésta es una concepción humana. Concebimos a Dios como luz porque nos asusta la oscuridad. Creamos nuestros dioses de resultas de nuestro miedo. Les damos forma y configuración. Esa forma y configuración se la damos nosotros, dice algo sobre nosotros, no sobre nuestros dioses. Ellos son nuestras creaciones. Tenemos miedo en la oscuridad, de modo que Dios es luz. Pero estas técnicas pertenecen a la otra escuela.

Los esenios dicen que Dios es oscuridad, y esto, tiene substancia. Una cosa, la oscuridad es eterna. La luz viene y va, y la oscuridad permanece. Por la mañana saldrá el Sol y habrá luz; al atardecer el Sol se pondrá y habrá oscuridad. Para la oscuridad
no tiene que salir nada, siempre está ahí. Nunca sale y nunca se pone. La luz viene y va; la oscuridad permanece. La luz siempre tiene alguna fuente; la oscuridad no tiene fuente. Lo que tiene alguna fuente no puede ser infinito; sólo lo que no tiene fuente puede ser infinito y eterno. La luz tiene una cierta perturbación; por eso no puedes dormir cuando hay luz. Crea una tensión. La oscuridad es relajación, relajación total.

Pero ¿por qué le tenemos miedo a la oscuridad? Porque la luz nos parece que es la vida, lo es; y la oscuridad nos parece que es la muerte: lo es. La vida llega con la luz, y cuando te mueres te parece que has caído en una oscuridad eterna. Por eso pintamos la muerte de negro, y el negro se ha convertido en el color del luto. Dios es luz, y la muerte es negra. Pero éstos son nuestros miedos proyectados. En realidad, la oscuridad es infinita; la luz es limitada. La oscuridad parece ser el útero del que sale todo y en el que cae todo.

Los esenios adoptaron este punto de vista. Es muy hermoso y también muy útil, porque si puedes amar la oscuridad, ya no le tendrás miedo a la muerte. Si puedes entrar en la oscuridad -y sólo puedes, entrar si no tienes miedo-, lograrás la relajación total. Si puedes fundirte con la oscuridad, estás disuelto, es una entrega. Ya no hay miedo, porque si te has fundido con la oscuridad, te has fundido con la muerte. Ya no puedes morir; te has vuelto inmortal. La oscuridad es inmortal. La luz nace y muere; la oscuridad simplemente es. Es inmortal.

Para estas técnicas, primero tendrás que recordar que no debería haber en tu mente ningún miedo con respecto a la muerte, con respecto a la negrura; de lo contrario, ¿cómo vas a poder hacer este experimento? Primero hay que abandonar el miedo. Así que haz algo como paso preliminar, siéntate en la oscuridad, apaga las luces, siente la oscuridad. Ten una actitud amorosa para con ella; deja que la oscuridad te toque. Mírala. Abre los ojos en una habitación oscura o en una noche oscura; ten una comunión, únete, embébete en una relación. Te asustarás; entonces estas técnicas no pueden servir de ayuda, no puedes hacerlas.

Primero es necesaria una amistad profunda con la oscuridad. A veces, por la noche, cuando todos se hayan ido a dormir, permanece con la oscuridad. No hagas nada; tan sólo permanece con ella. Y simplemente permanecer con ella te da un profundo sentimiento hacia ella, porque es muy relajante. No la has conocido simplemente debido al miedo. Si no tienes sueño, encenderás la luz inmediatamente, empezarás a leer o a hacer algo, pero no permanecerás con la oscuridad. Permanece con ella. Si puedes permanecer con ella, tendrás nuevas conexiones, nuevos contactos con ella.

El hombre se ha cerrado completamente contra la oscuridad. Hubo razones, razones históricas: porque la noche era muy peligrosa, y el hombre estaba en cuevas o en selvas. De día estaba más seguro: podía ver lo que le rodeaba, y ningún animal salvaje podía atacarle; o podía tomar medidas, alguna defensa; al menos, podía escapar. Pero por la noche había oscuridad en todas partes y estaba desvalido, así que se asustó; y ese miedo ha entrado en el inconsciente, todavía tenemos miedo.

Ya no vivimos en cuevas y no estamos a merced de animales salvajes, nadie va a atacarnos; pero el miedo sigue ahí. Ha ido muy hondo, porque la mente humana tuvo miedo durante millones de años. Tu inconsciente no es tuyo propio; es el colectivo, es hereditario, lo has recibido. El miedo el sigue ahí, y debido a ese miedo no puedes tener  una comunión con la oscuridad.

Una cosa más, debido a este miedo, el hombre empezó a adorar el fuego. Cuando se descubrió el fuego, el fuego se volvió un dios. No es porque el fuego sea un dios, sino debido al miedo a la oscuridad. Durante el día había luz y no había miedo, el hombre estaba más protegido. Por la noche había oscuridad, así es que cuando se descubrió el fuego, por supuesto, el fuego se convirtió en un dios, el más grande. Los parsis aún siguen adorando el fuego.

La adoración del fuego surgió debido al miedo a la oscuridad. Por la noche, el fuego se volvió el amigo, el protector, la seguridad divina.

Ese miedo sigue ahí. Puede que no seas consciente de él, porque no hay situaciones en las que puedas tomar consciencia de él; pero un día apaga la luz por la noche y siéntate…, y vendrá a ti el miedo primitivo. En tu propia casa, empezarás a sentir que hay animales salvajes alrededor. Habrá algún ruido, y te asustarás de animales salvajes, merodea algún peligro. Ese peligro no merodea; está en tu inconsciente.

De modo que primero tienes que sobreponerte a tu miedo inconsciente, y entonces puedes adentrarte en estas técnicas, porque estas técnicas tienen que ver con la oscuridad. Y Shiva está dando todas las técnicas posibles.

Mi propia experiencia con estas técnicas es muy hermosa. Si puedes hacerlas, son maravillosas. Entrarás en una relajación profunda que nunca has conocido. Pero primero descubre tus miedos inconscientes e intenta vivir y amar la oscuridad. Está  llena de dicha. Una vez que la conoces, y una vez que estás en contacto con ella, estás en contacto con un fenómeno cósmico muy profundo.

De modo que siempre que tengas la oportunidad de estar en la oscuridad, y despierto… Porque  puedes hacer dos cosas: puedes encender la luz o te puedes dormir. Ambas cosas son trucos para huir de la oscuridad. Si estás dormido, entonces no tienes miedo, porque no estás consciente. O si estás consciente, entonces encenderás la luz. No enciendas la luz y no te duermas. Permanece con la oscuridad.

Sentirás muchos miedos. Siéntelos. Sé consciente de ellos. Tráelos a tu mente consciente.
Vendrán por sí mismos, y cuando vengan, permanece como un testigo. Desaparecerán, y no tardará en llegar un día en el que puedas estar en la oscuridad con total entrega, sin ningún miedo. Puedes estar en la oscuridad abandonándote totalmente.

Entonces sucede un fenómeno muy hermoso. Entonces puedes apreciar lo que dicen los esenios de que Dios es oscuridad, absoluta oscuridad.

Bajo la lluvia en una noche oscura, entra en esa negrura como la forma de las formas.

Todas las formas surgen de la oscuridad y se disuelven en la oscuridad. Los mundos vienen, son creados de la oscuridad, y vuelven a la oscuridad. La oscuridad es el útero, el útero cósmico. Ahí esta la quietud imperturbable, absoluta.
Shiva dice que será bueno hacer esta técnica una noche de lluvia en la que todo esté negro, en la que haya nubes y no se vea ninguna estrella y el cielo esté completamente oscuro. En una noche negra en la que no haya Luna…, entra en esa negrura como la forma de las formas. Sé un testigo de esa negrura, y entonces disuélvete en ella. Es la forma de todas las formas. Tú eres una forma: puedes disolverte en ella.

Cuando hay luz, estás definido. Puedo verte, hay luz. Tu cuerpo tiene una definición. Estás definido, tienes lindes. Los lindes existen debido a la luz. Cuando no hay luz, los lindes se disuelven. En la oscuridad, nada está definido; todo se funde en todo lo demás. Las formas desaparecen.

Puede que ésa sea una de las causas de nuestro miedo: porque cuando no estás definido, no sabes quién eres. No se puede ver la cara, no se puede conocer el cuerpo. Todo se funde en una existencia sin forma. Puede que ésa sea una de las causas del miedo: porque no puedes sentir tu existencia definida. La existencia se vuelve vaga y aparece el miedo, porque ahora no sabes quién eres.

El ego no puede existir indefinido, es difícil existir como un ego. Uno se asusta. Uno quiere que haya luz.

Contemplando; meditando, fusionándose, será más fácil fundirse con la oscuridad que fundirse con la luz, porque la luz establece distinciones. La oscuridad elimina todas las distinciones. En la luz eres guapo o feo, rico o pobre. La luz te da una personalidad, una distinción: culto, inculto, santo o pecador. La luz te manifiesta como una persona distinta. La oscuridad te envuelve, te acepta…; no como una persona distinta; simplemente te acepta sin ninguna definición. Estás envuelto y te fundes con ella.

La oscuridad siempre está haciéndolo, pero como tienes miedo, no puedes entenderlo. Deja de lado tu miedo y fúndete con ella.

Entra en esa negrura como la forma de las formas.

Entra en esa negrura… ¿Cómo puedes entrar en la negrura? Tres cosas: una, mira fijamente la negrura. Es difícil. Es fácil mirar fijamente una llama, cualquier fuente de luz, porque está ahí como un objeto, enfocada; puedes dirigir tu atención a ella. La oscuridad no es un objeto; está en todas partes, está por todos lados. No puedes verla como un objeto. Mira fijamente el vacío. Está en todas partes; simplemente mírala. Siéntete a gusto y mírala. Empezará a entrar en tus ojos. Y cuando la oscuridad entra en tus ojos, tú estás entrando en ella.

Permanece con los ojos abiertos cuando estés haciendo esta técnica en una noche oscura. No cierres los ojos, porque con los ojos cerrados tienes una oscuridad diferente. Ésa es tuya, es mental; no es real. No es real. En realidad, es una parte negativa; no es oscuridad positiva. Aquí hay luz, cierras los ojos y puedes tener una oscuridad, pero esa oscuridad es simplemente el negativo de la luz. Igual que cuando miras por la ventana y luego cierras los ojos, tienes una figura en negativo de la ventana. Toda nuestra experiencia es de la luz, de modo que cuando cerramos los ojos, tenemos una experiencia en negativo de la luz y la llamamos oscuridad. No es real, no servirá.

Abre los ojos, permanece con los ojos abiertos en la oscuridad, y tendrás una oscuridad diferente: la oscuridad diferente que hay ahí. Mírala fijamente. Sigue mirando la oscuridad. Asomarán las lágrimas, se te irritarán los ojos, te dolerán. No te preocupes, sigue. Y en el momento en que la oscuridad, la oscuridad real, entre en tus ojos, te dará una sensación tranquilizadora muy profunda. Cuando la oscuridad real entre en ti, te llenarás de ella.

Y esta entrada de la oscuridad te vaciará de toda la oscuridad negativa. Éste es un fenómeno muy profundo. La oscuridad que tienes dentro es una cosa negativa; está en contra de la luz. No es la ausencia de luz; se opone a la luz. No es la oscuridad de la que habla Shiva como la forma de todas las formas, la oscuridad real que existe. Le tenemos tanto miedo que hemos creado muchas fuentes de luz meramente como protección, y vivimos en un mundo alumbrado. Entonces cerramos los ojos y el mundo alumbrado se refleja negativamente por dentro. Hemos pedido el contacto con la oscuridad real que existe, la oscuridad de los esenios, o la oscuridad de Shiva. Hemos perdido el contacto con ella. Le hemos cogido tanto miedo que la hemos rechazado completamente. Le estamos dando la espalda.

De manera que esto será difícil, pero si lo puedes hacer, es milagroso, es mágico. Tendrás un ser enteramente diferente. Cuando la oscuridad entra en ti, tú entras en ella. Siempre es recíproco, mutuo. No puedes entrar en ningún fenómeno cósmico sin que el fenómeno cósmico entre en ti. No puedes violarlo, no puedes entrar por la fuerza. Sólo si estás disponible, abierto, vulnerable, y si das paso a que entre en ti algún fenómeno cósmico, entrarás tú en él. Siempre es mutuo. No puedes forzarlo; sólo puedes permitirlo.

Ahora es difícil encontrar oscuridad real en las ciudades; es difícil encontrar oscuridad real en nuestras casas. Con la luz irreal lo hemos hecho todo irreal. Incluso nuestra oscuridad está polucionada, no es pura. De modo que es bueno ir a algún lugar remoto sólo para sentir la oscuridad. Vete a un pueblo remoto en el que no haya electricidad, vete a la cima de una montaña. Quédate allí una semana para experimentar la oscuridad pura.  Volverás siendo un hombre diferente, porque, en esos siete días de absoluta oscuridad, surgirán todos los miedos, todos los miedos primitivos. Tendrás que afrontar monstruos, tendrás que afrontar tu propio inconsciente. La humanidad entera… Será como si estuvieras atravesando la totalidad del tiempo, y surgirán muchas cosas de lo profundo de tu inconsciente. Parecerán reales. Puede que te asustes, que te atemorices, porque parecerán tan reales…, y son solamente tus creaciones mentales.

Muchos locos en nuestros manicomios no sufren de otra cosa que de la erupción de los miedos primitivos que llevan dentro. Los miedos están ahí; los locos están asustados, atemorizados en cada momento de sus vidas. Y todavía no sabemos cómo dejar que se evaporen esos miedos primitivos. Si se puede ayudar a los locos a que mediten en la oscuridad, la locura desaparecerá.
Pero sólo en Japón trabajan un poco en esa dirección. Se comportan de manera absolutamente diferente con sus locos. Si alguien se vuelve loco, psicótico o neurótico, el método japonés es dejarle que viva aislado durante tres o seis semanas, según sea necesario en cada caso. Simplemente le dejan vivir aislado. No va a verle ningún médico, ningún psicoanalista. Le proveen de comida, se cubren sus necesidades, y se le deja solo.

Por la noche no hay luz; está solo en la oscuridad, sufriendo, por supuesto; atravesando muchas fases. Se le dispensan todos los cuidados, pero no se le da compañía. Tiene que enfrentarse a su propia locura, inmediata y directamente, y en un plazo de tres a seis semanas, la locura empieza a desaparecer. En realidad, no se ha hecho nada; simplemente se le ha dejado solo. Ésta es la única medida que se ha tomado.

Los psiquiatras occidentales se han quedado asombrados. No pueden entender realmente cómo sucede, porque ellos trabajan durante años: psicoanalizan, tratan, hacen de todo, pero nunca dejan al hombre solo. Nunca le dejan que se enfrente totalmente a su inconsciente interno él solo. Porque cuanta más ayuda le ofreces, más indefenso le vuelves porque depende más de ti. Y es una cuestión de un encuentro interno; en realidad, nadie puede ayudar. De modo que los que saben te dejarán que te enfrentes a ti mismo.

Tienes que conciliarte con tu inconsciente. Y esta meditación con la oscuridad absorberá completamente toda tu locura. Pruébala. Puedes probarla incluso en tu casa. Cada noche, permanece una hora con la oscuridad. No hagas nada; simplemente mira fijamente la oscuridad. Tendrás una sensación de fusión, y sentirás que algo está entrando en ti y que tú estás entrando en algo.
Permaneciendo, viviendo con la oscuridad durante tres meses, una hora al día, perderás toda la sensación de individualidad, de separación. Entonces no serás una isla; te volverás el océano. Serás uno con la oscuridad. Y la oscuridad es tan oceánica, nada es tan inmenso, nada es tan eterno, y nada está tan cerca de ti, y a nada le tienes tanto miedo y temor. Está a la vuelta de la esquina, siempre esperando.

Extraído del libro de los secretos de Osho.

About these ads