Guia para comprar té y no morir en el intento.

Si lo encuentras, compra siempre que puedas té con certificado orgánico, es el único que puede asegurarte que no está contaminado. Y cuidado que no os engañen, ha de aparecer la palabra “órganico” porque por ejemplo si pone “100% natural” entonces no es certificado, las empresas juegan con eso.

Otra manera de estar seguros es comprar té de alta calidad, hay empresas por internet que venden directamente del proveedor y cuando ves ese té y lo comparas con el que tenemos aquí no tiene nada que ver, con el simple aspecto y tacto ya se ve que es de calidad. La manera de saber si es de alta calidad al comprar por internet es porque en las descripciones te explican muchos detalles como qué cosecha es y en qué fecha se recogió. Si es de calidad significa que ha crecido en buenas condiciones, digamos que es más artesanal. Yo es el que compro y incluso sale más barato porque cuando el té es de buena calidad con poco que hagas ya te cunde, es más agradable y tiene mejor sabor.

Si no lo encuentras orgánico al menos cómpralo a granel, aunque puede que contenga pesticidas porque las hojas de la mayoría de tés no se lavan.
Intenta comprarlo sin sabores porque además pueden haberle añadido químicos.
Para darle sabor basta con que cuando lo preparemos le añadamos nosotros lo que queramos como piel de naranja, pimienta, clavo, canela, cardamomo, etc

Dónde hay que ser especialmente cautelosos es con el té envasado, o sea el té de bolsa. Por varios motivos:

  • Las bolsas de té modernas -esas que parecen de seda y que dejan entrever las hojas- están hechas de ácido poliáctico con maíz transgénico. Otras de nylon y con polietileno tereftalato (PET) que también son perjudiciales. Y las de papel están tratadas con epiclorohidrina que es cancerígena. Con el agua caliente esas partículas acaban transfiriendose a la infusión.
  • Mirad que en los aditivos no aparezca ni la lecitina de soja ni el maíz porque -a menos que indique lo contrario- serán transgénicos.
  • Si veis que pone “sabor natural“,”potenciador del sabor” o “aromas añadidos” no os engañéis, por un agujero en la normativa las empresas pueden utilizar un químico sintético y por ejemplo si sabe a naranja poner en el envase que el producto tiene sabor natural a naranja.

Otro detalle es que el colador sea de acero inoxidable o de cristal.

En el caso de comer fuera una opción es pedir un vaso de agua caliente llevando nuestro té y después lo podemos pagar igual como propina para quedar en paces.

Trabajador desprotegido rociando el té con pesticida

Trabajador desprotegido rociando el té con pesticida

Anuncios